Blog

  •  

    Florencio Varela nació en Buenos Aires en 1807. En su juventud fue poeta, se le atribuyen hermosas composiciones y una obra dramática notable.

    En 1818 entró en el Colegio de Ciencias donde estudió el primer año de latinidad, cursó después dos años de la Facultad de Matemática, dos años de Filosofía y uno de Jurisprudencia en el mismo colegio del cual salió en 1823. El 15 de agosto de 1827 se graduaba de doctor en la Facultad mayor de Jurisprudencia, habiendo el grado de gracia que la Universidad acordaba anualmente por premio al candidato que más se distinguiese en las pruebas literarias. Contaba para ese entonces veintiún años de edad. Al llegar a los veintiocho años se inclinó al campo político y jurídico. Afiliado al Partido Unitario se vio obligado a emigrar a Montevideo en 1829, poco después de la abdicación del General Lavalle.

    En Montevideo contrajo matrimonio con una joven de Buenos Aires con quien habría quedado comprometido antes de su expatriación. Esta unión fue feliz y trajo una descendencia de 13 hijos. Instalado en Montevideo continuo perfeccionando sus conocimientos en Jurisprudencia y Ciencias Políticas y Morales. Aún conservaba para este entonces su gusto por la lírica y la literatura abandonando estas composiciones por los años 1834 ó 1835.

    Varela fue de los cooperadores más decididos e inteligentes en la revolución contra Rosas. Desde que Lavalle se puso en campaña, él era el hombre de pensamiento y de acción de la Comisión Argentina, cuyo encargo principal era proveer de recursos al Ejército, para lo cual casi era necesario hacer milagros. Sus composiciones literarias se convirtieron en crónicas que trataban las cuestiones relacionadas con la situación política del Río de la Plata y la dictadura de Rosas. Sus escritos, llenos de nervio y elocuencia le valieron los odios de la tiranía.

    En 1841 viajó a Brasil, por recomendación médica, debido a una afección pulmonar. Estando en Río de Janeiro recopiló los elementos necesarios para escribir su codiciada obra, la historia de su país. Consultó, para su país, la Biblioteca Pública de aquella ciudad, donde halló y extractó documentos invalorables sobre la historia política de estas regiones. Esta tarea le demandó cinco meses. Don Florencio regresó a Montevideo el 16 de febrero de 1842. El ejército de Rosas había puesto en estado de sitio a esta ciudad. Varela fue uno de los defensores de la ciudad sometida. En 1843 fue enviado a Inglaterra con una misión especial, que el Gobierno de aquel país tomara parte en los negocios del Plata. Misión que desempeñó con habilidad pero sin conseguir el resultado que se esperaba.

    Dos años después, Inglaterra, en defensa de sus intereses, se veía obligada a hacer lo que no había acordado, a instancias del comisionado de Montevideo. Durante su permanencia en Europa, Varela visitó los monumentos, palacios, museos, arsenales y especialmente los establecimientos fabriles de Inglaterra. De este país pasó a Francia, y residió algunas semanas en París. Allí estableció relaciones amistosas con Thiers. Logró que la Cámara francesa se ocupara de la cuestiones del Plata. En la sesión del 5 de enero de 1850, dijo aquel político francés: El señor Varela, a quien todos hemos conocido, es uno de los hombres más eminentes que es posible encontrar en cualquier parte del mundo.

    De regreso a Montevideo, Varela fue asesinado, recibiendo una puñalada por la espalda, en el momento de llegar a su casa. Fue su asesino Andrés Cabrera quien confesó haber sido enviado por el ejército sitiador. La muerte de Varela fue un duelo para los enemigos de la tiranía y tuvo en la República Argentina la resonancia de una calamidad política.

    Obras y Colaboraciones:

    Colaboró en el Arriero Argentino, Iniciador, Nacional, Paraíso Oriental y Revista Oficial.

    Fundó en 1845 El Comercio del Plata, en el que se encuentra la Biblioteca del Comercio del Plata, muy importante por los documentos históricos que contiene.

    Publicó además: Sobre la Convención del 29 de octubre de 1840 (Montevideo, 1840), Quelques réflexions en réponse a le brochure publiée a Montevideo sur le libre développement et déncuement de la question francaise dans le Río de la Plata (Buenos Aires, 1841), Sucesos del Río de la Plata (Montevideo, 1843), La Situación Actual (Montevideo, 1845), Tratados de los Estados del Río de la Plata y Constituciones de las Repúblicas Sudamericanas (Montevideo, 1847-48), El Día de Mayo (Montevideo, 1820), Autobiografía (1848) y Rosas y su gobierno.

    En 1859 se publicaron sus Escritos Políticos, Económicos y Literarios. Con motivo de su muerte se escribieron varias biografías y noticias sobre su persona, al igual que trabajos políticos y literarios entre los cuales se distinguieron los de Luis L. Domínguez y José Mármol.

    Como tributo de respeto a su memoria, su retrato figuró en una emisión de billetes del Banco Nacional de Buenos Aires.

    Acerca de la personalidad de Florencio Varela:

    Florencio Varela, ese publicista unitario asesinado el 20 de marzo de 1848, había denunciado todo un sistema de desorganización y segregación nacional. Su pluma no se dio punto de reposo para tratar todas las cuestiones relacionadas con la situación política del Río de la Plata y dictadura de Rosas. Las Repúblicas del Plata lo vieron a Varela contemplar sus problemas con un amplio concepto. Golpeado por la desgracia en su hogar, perseguido por episodios políticos, expatriado y siempre pobre, no perdió nunca la rectilínea ruta de su conducta.

    Para subrayar mejor su personalidad bastaría recordar estas palabras suyas estampadas en las columnas de su "Comercio del Plata":

    ... "hombres de opiniones extremas, que abdican el juicio en manos de la pasión, son los enemigos más eficaces de su propia causa" ....

    Estos pensamientos los estampó Florencio Varela en el borrascoso tiempo de la anarquía, el odio y el rencor semisalvaje de las montoneras, en medio de la turbación total de los espíritus. Varela tenía horror por la sangre y por los hechos esporádicos y pensaba que:

    "Si las revoluciones son un derecho y a veces hasta un deber, el asesinato es siempre un crimen"...

    Sus medios en el arte político estaban en la propaganda en la gravitación propia que ejercía sobre los demás hombres de la emigración. No era un realista, ni un idealista, ni un romántico, ni un sentimental. Procuraba penetrar en el espíritu de su tiempo e inculcar en la opinión pública sus ideas civilizadoras, porque en ellas reposa la fuerza de los gobiernos. Sarmiento lo consideraba: la naturaleza más culta, el alma más depurada de todos los resabios americanos y el doctor José María Ramos Mejía dijo que: "Florencio Varela fue el político más genial y práctico que ha tenido Sud América". No creía en la suerte ni en el fatalismo pero sí en la ley moral, en la lógica de las acciones humanas. 

    Su pluma fue rica y comprometida. Así se expresaba sobre nuestra literatura:

    "Ninguna literatura americana pudo haber mientras duró la dominación de España; colonia ninguna puede tener una literatura propia" ....

    La introducción del primer deguerrotipo en el Plata:

    El doctor Florencio Varela era un hombre inteligente y erudito (hablaba siete idiomas). En el año 1845 se encontró en París con el invento de M. Deguerre en pleno éxito. Allí aprendió cómo usarlo, adquirió la máquina y se la trajo.

    Fijado un día para sacar los retratos, la experiencia se realizó en la casa de su cuñado, don Juan Nepomuceno Madero.

    Se sacaron al patio, un día de sol espléndido, un sofá y dos sillones de caoba enchapada y forro negro de crin, donde se ubicaron los familiares. Florencio a la sombra, en el otro lado del patio, auxiliado por su hijo Horacio, plantó la máquina y renovó sus órdenes a saber: inmóviles aunque el mundo se venga abajo; no reírse y mirar fijamente a la banderita blanca colocada sobre la misma máquina.

    Dieciséis minutos corridos por riquísimo reloj eran indispensables para obtener la copia. El grupo - puede decirse los intelectuales - llevaba ya once minutos de inmovilidad, cuando hete aquí que a dos aristocráticas matronas se les ocurrió ir a visitar a la familia de Varela ...

    - Muy buenas tardes, señores - se expresó una de ellas.

    Nadie contestó, como si de palo fueran.

    - Muy buenas tardes, señores -  repitió.

    Igual resultado.

    - Buenas tardes señor Thompson.

    El señor Thompson era el hombre más culto y distinguido que haya conocido el Plata y sintió subírsele la sangre a la cabeza - verde, colorado y amarillo - sin mover un sólo músculo, sin mover los labios, dejó escapar de sus cuerdas vocales, por una boca entreabierta que parecía un tajo,  esta frase:

    " ... is ... ensen,  no ... cemos a ... lar (dispensen, no podemos hablar) "

    Una carcajada general mató el ensayo, que quedó para otro día, pues las horas que aún quedaban eran también pocas para suplicar perdones y presentar disculpas a las distinguidas damas.

    Mucho después, Florencio Varela regaló la máquina y enseñó los procedimientos a un francés, Mr. Aubanell, y este  encontró con esto un medio de ganarse modestamente la vida.

    Resumen de un artículo publicado por su sobrino  Florencio Madero en Caras y Caretas.

    Fragmento del "Romance del asesinato de Florencio Varela" de Arturo Capdevila

    .......................
    A la puerta de su casa
    va llegando el caballero;
    una sonrisa le mueve
    los labios dulces y buenos.
    Llega hasta el umbral y el brazo
    levanta llamar queriendo
    - que está la puerta cerrada
    por el temor de los tiempos -
    Cuando levantaba el brazo
    lo asesinó el bandolero.
    Le entró el puñal por la espalda:
    la punto subió hasta el cuello.
     
    Fue Cabrera el matador
    el pescador del Buceo,
    pero es don Manuel Oribe
    el nombre del traicionero.
    ........................


    Pacto celebrado en la Capilla del Pilar entre los Gobernadores 
    de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos

    Convención hecha y concluida entre los Gobernadores D. Manuel Sarratea, de la Provincia de Buenos Aires, D. Francisco Ramírez de la de Entre Ríos, D. Estanislao López de la de Santa Fe el día veinte y tres de Febrero del año del Señor mil ochocientos veinte, con el fin de terminar la guerra suscitada entre dichas Provincias, de proveer a la seguridad ulterior de ellas, y de concentrar sus fuerzas y recursos en un gobierno federal, a cuyo objeto han convenido en los artículos siguientes:

    Artículo 1° -  Protestan las partes contratantes que el voto de la Nación, y muy particularmente el de las Provincias de su mando, respecto al sistema de gobierno que debe regirlas se ha pronunciado a favor de la confederación que de hecho admiten. Pero que debiendo declararse por Diputados nombrados por la libre elección de los Pueblos, se someten a sus deliberaciones. A este fin elegido que sea por cada Provincia popularmente su respectivo representante, deberán los tres reunirse en el Convento de San Lorenzo de la Provincia de Santa Fe a los sesenta días contados desde la ratificación de esta convención. Y como están persuadidos que todas las Provincias de la Nación aspiran a la organización de un gobierno central, se comprometen cada uno de por sí de dichas partes contratantes, a invitarlas y suplicarles concurran con sus respectivos Diputados para que acuerden quanto pudiere convenirles y convenga al bien general.

    Artículo 2° - Allanados como han sido todos los obstáculos que entorpecían la amistad y buena armonía entre las Provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe en una guerra cruel y sangrienta por la ambición y la criminalidad de los muchos hombres que habían usurpado el mando de la Nación, o burlado las instrucciones de los Pueblos que representaban en Congreso, cesaran las divisiones beligerantes de Santa fe y Entre Ríos a sus respectivas Provincias.

    Artículo 3° - Los Gobernadores de Santa fe y Entre Ríos por sí y a nombre de sus provincias, recuerdan a la heroica Provincia de Buenos Aires cuna de la libertad de la Nación, el estado difícil y peligroso a que se ven reducidos aquellos Pueblos hermanos por la invasión con que lo amenaza una Potencia extranjera que con respetables fuerzas oprime la Provincia aliada de la Banda Oriental. Dejan a la reflexión de unos ciudadanos tan interesados en la independencia y felicidad nacional el calcular los sacrificios que costará a los de aquellas provincias atacadas el resistir un Ejército imponente, careciendo de recursos, y  aguardan de su generosidad  y patriotismo auxilios proporcionados a lo arduo de la empresa, ciertos de alcanzar cuanto quepa en la esfera de lo posible.

    Artículo 4° - En los Ríos de Uruguay y Paraná navegarán únicamente los Buques de las Provincias amigas, cuyas costas sean bañadas por dichos Ríos. El Comercio continuará en los términos que hasta aquí, reservándose a la decisión de los Diputados en congreso cualesquiera reforma que sobre el particular solicitaren las partes contratantes.

    Artículo 5° - Podrán volver a sus respectivas Provincias aquellos individuos que por diferencia de opiniones políticas hayan pasado a la de Buenos Aires, o de esta a aquellas, aun cuando hubieren tomado armas y peleado en contra de sus compatriotas: serán repuestos al goce de sus propiedades en el estado en que se encontraren y se echará un velo a todo lo pasado.

    Artículo 6° - El deslinde de territorio entre las Provincias se remitirá, en caso de dudas a la resolución del Congreso general de Diputados.

    Artículo 7° - La deposición de la antecedente administración ha sido la obra de la voluntad general por la repetición de desmanes con que comprometía la libertad de la Nación con otros excesos de una magnitud enorme. Ella debe responder en juicio público ante el Tribunal que al efecto se nombre; esta medida es muy particularmente del interés de los Jefes del Ejército Federal que quieren justificarse de los motivos poderosos que les impelieron a declarar la guerra contra Buenos Aires en Noviembre del año próximo pasado y conseguir en la libertad de esta Provincia a la de las demás unidas.

    Artículo 8° - Será libre el comercio de Armas y municiones de guerra de todas clases en las Provincias federadas.

    Artículo 9° - Los prisioneros de guerra de una y otra parte serán puestos en libertad después de ratificada esta convención para que se restituyan a sus respectivos Ejércitos o Provincias.

    Artículo 10° - Aunque las Partes contratantes están convencidas de que todos los artículos arriba expresados son conformes con los sentimientos y deseos del Exmo. Sr. Capitán General de la Banda Oriental Don José Artigas según lo ha expresado el Sr. Gobernador de Entre Ríos que dice hallarse con instrucciones privadas de dicho Sr. Excmo. para este caso no teniendo suficientes poderes en forma, se ha acordado remitirle copia de esta nota, para que siendo de su agrado, entable desde luego las relaciones que puedan convenir a los intereses de la Provincia de su mando, cuya incorporación a las demás federadas, se miraría como un dichoso acontecimiento.

    Artículo 11° - A las cuarenta y ocho horas de ratificados estos tratados por la Junta de Electores dará principio a su retirada el Ejército federal hasta pasar el Arroyo del Medio. Pero atendiendo al estado de devastación a que ha quedado reducida la Provincia de Buenos Aires por el continuo paso de diferentes Tropas, verificará dicha retirada por divisiones de doscientos hombres para que así sean mejores atendidas de víveres y cabalgaduras, y para que los vecinos experimenten menos gravamen. Queriendo que los Sres. Generales no encuentren inconvenientes ni escasez en su transito para si o sus tropas, el Señor Gobernador de Buenos Aires nombrará un Individuo que con este objeto les acompañe hasta la línea divisoria.

    Artículo 12° - En el término de dos días o antes si fuese posible será ratificada esta prevención por la muy Honorable Junta de Representantes.

    Hecho en la capilla del Pilar a 23 de febrero de 1820.-

    (Fdo.) MANUEL DE SARRATEA - ESTANISLAO LOPEZ - FRANCISCO RAMIREZ.

    La Junta de Representantes Electores aprueba y ratifica el precedente tratado. Buenos Aires, a las dos de la tarde del día veinte y cuatro de febrero de mil ochocientos veinte años.

    (Fdo.) Thomas Manuel de Anchorena; Juan J. C. de Anchorena; Vicente López; Antonio José de Escalada; Manuel Luis de Oliden; Victorio García de Zuñiga; Sebastián Lezica; Manuel Obligado.

    (En la edición del Registro Oficial de Santa Fe, se publica el siguiente agregado:)

    Por tanto, y en conformidad de lo acordado por la misma Junta, se publicará por bando con la solemnidad conveniente, iluminándose generalmente con tal plausible motivo las calles de esta Ciudad por tres sucesivas noches, que principiaran por la del presente día, y cantándose en acción de gracias al Todo Poderoso en solemne Te Deum el Domingo 27 del corriente, en la Santa Iglesia Catedral, con asistencia de las Corporaciones de la Provincia. Buenos Aires, Febrero 24 de 1820.

    (Fdo.) Hilario de la Quintana - Por mandato de S. S. José R. Basavilbaso.

    (DOCUMENTOS RELATIVOS A LOS COMPROMISOS SECRETOS DEL TRATADO DEL PILAR: Orden del Gobernador Sarratea para que el Comandante de la Sala de Armas entregue ochocientos fusiles y ochocientos sables, sin especificar destino.)

    Buenos Ayres, Marzo 4 de 1820.

    Tomándose razón de esta orden en el Estado Mayor Gral., y demás donde corresponde para su debida constancia y fines consiguientes, entréguense por el Comandante de la Sala de Armas al Ciudadano D. Francisco Martínez ochocientos fusiles de buena calidad y servicio, y de cuya inversión se me dará cuenta en oportunidad directamente por el expresado D. Francisco Martínez.

    (Fdo.) MANUEL DE SARRATEA.

    User Login