Libertad de vientres

Claves para Comprender la Historia, Horizonte Bicentenario 2010-2016 - Año 5 - Nº 21, abril de 2013-ISSN 1852-4125

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Decreto del 2 de febrero de 1813 sobre la LIBERTAD DE VIENTRES

 

Archivo General de la Nación Argentina- Decreto de libertad de vientres-Manuscrito - Sala X 3-8-9

 

 

 

La soberana Asamblea General Constituyente espidió en este dia el siguiente:

DECRETO:

Siendo tan desdoroso como ultrajante a la humanidad, el que en los mismo pujeblos que con tanto teson y esfuerzo caminan hacia su libertad, permanezcan por mas tiempo en la esclavitud, los niños que nacen en todo el territorio de las Provincias Unidas del Río de la Plata, sean considerado y tenidos por libres todos los que en dicho territorio hubiesen nacido desde el 31 de Enero de 1813 inclusive en adelante, dia consagrado a la libertad por la feliz instalación de la Asanblea Generl, bajo las reglas y disposiciones que al efecto decretará la Asamblea General Coinstutiyente. Lo tendrá así entendido el Supremo Poder Ejecutivo para su debida observancia.

Buenos Aires, Febrero 2 de 1813

Carlos Alvear, Presdiente

Hipólito Vieytes, Diputado Secretario

***

 

Parece que la providencia consultando a la inmortalidad de las acciones que honran a la especie humana, inspiró a la Asamblea este filantrópico designio en los primeros instantes de su existencia moral, para que no pudiese transmitirse su memoria, sin ofrecer un ejemplo de equidad y justicia. Este bárbaro derecho del más fuerte que ha tenido en consternación a la naturaleza, desde que el hombre declaró la fuera a su misma especie, desaparecerá en lo sucesivo de nuestro hemisferio; y sin ofender el derecho de propiedad, si es que este resulta de una convención forzada, se extinguirá sucesivamente hasta que rejenerada esa miserable raza se iguale a todas las clases del estado, y haga ver que la naturaleza nunca ha formado esclavos sino hombres, pero que la educación ha dividido la tierra en opresores y oprimidos. Más nada hubiese adelantado la Asamblea con espedir este decreto si desde luego no hubiese meditado las reglas que debían conciliar el interés de la justicia con el de la opinión. A este efecto ha formado un reglamento que debe publicarse sin demora, para que no queden frustrados los saludables fines que ha tenido la Asamblea en una deliberación tan digna de los pueblos libres que representa.

***

User Login